12.6.04

Sol tibio en un aire frío como pocos, como de un buen invierno al que todavía no llegué.
Caminás por el medio de un boulevard, lindo, clásico, entre oligarca y elegante, no me decido por cual.
Camino viendo gente, con frío, oscura sus ropas, erradas en concepto.
Como el frío se va a sentir desafiado por semejante oscuridad? si no hace más que sentirse cómoda, a gusto y agasajada? Que no ven que la oscuridad es su esencia?
Así es que hay qeu mirar las cosas brillantes, un destello del sol, un sweater colorido, unos ojos brillantes. Brillosos? no, brillantes. A no confundir.
Cruzar miradas, ni furtivas ni intransigentes, miradas, como para condimentar el día. Difícilmente uno se olvide de una mirada, cosa linda si las hay, tener en que pensar durante todo el día, algo que no va a pasar otra vez, y que si pasa, el mundo está conspirando a favor (o en contra, pero conspirando al fín) con uno..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario