22.2.05

Solo

Anoche mientras trataba de dormir, noté que hay un montón de cosas que son preciosas de compartir, y otras tantas que no tanto.

por ejemplo, hace unos años, cuando me fuí a dedo hacía el sur.. era una soledad abrumadora, estando en esa ruta, hablando con nadie, 14 horas, con sol, luego frío, cansancio, sol nuevamente, pero con una constante de inmensidad, campo hacía todos lados, y soledad, una soledad tan útil, tan preciosa... y eso es algo qeu sería precioso que alguien pueda compartir, pero bueno, se dá esa fenomenal contradicción.. como compartís la soledad?

otra cosa que me gusta hacer es leer solo. en silencio, si es posible en un lugar retirado, medio ermitaño anacoreta el asunto. Pero las cosas están dadas como están dadas, y la única oportunidad diaria que tengo para leer, habitualmente, es en el colectivo, lleno de gente bullicioso, caluroso o frío, depende de la época del año.

así que otra de esas contradicciones.

Me gusta dormir solo, estirado todo lo posible en un colchón de dos plazas, cómodo, a gusto.. pero también me encanta despertarme abrazado a alguna señorita. me gusta dormirme con ella, me gusta dormir solo, pero me gusta despertarme con ella. Claro está que no quiero que se vaya, no sea cuestión de que algo me pase mientras duermo y no esté ellá para cuidar mi alma mientras eso pasa, no?

así qeu bueno, la soledad, que cosa. como la anhelo, y la desprecio al mismo tiempo.
ahora diganmé: soy yo? soy el único que se siente así? es una cuestión de mi edad? es una cuestión de mi argentinidad?

lindo histérico terminé siendo...

PD: no dejen de ver esto!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario