6.3.05

aburrimiento

Se me criticó por desear tener una rutina de vuelta...

y solo después de un rato es que me di cuenta, cual era la verdad de la milanesa.. y es que esa necesidad de rutina corresponde a mi definición de la libertad, de que ante la falta de límites, no sabemos para donde rajar, y nos quedamos sentados en donde estamos, y que sin embargo, si te cierran en una pieza de 2x2, te reventás la cabeza contra todas las paredes, pero la recorrés toda -techo incluído.

entonces, que es lo que creo? que soy un tarado que para ser libre necesito que me marquen hasta donde, porque sino me siento preso de mi mismo, y me quedo paralizado.

está claro que no es muy sano eso.


porque esto me retrotrae a una charla que tuve con mi querido primo, de como según el (y luego suscribí) el hombre es una persona que se adapta básicamente a cualquier cosa, y sabe disfrutar de las pequeñas pausas de distracción.. a un tipo lo pueden cagar a latigazos 4 tipos, durante todo el día, todos los días, pero si en algún momento, dos de esos tipos se van, el latigueado va a sentir una enorme satisfacción.
Bien vale decir -también- que este tipo se trata de un gran optimista.. como modestamente me han acusado...

así es, así es..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario