10.4.05

un amanecer atípico

La noche anterior ya pintaba a dar a luz un día atípico. Todo se sentía raro, una de esas noches húmedas un poco calurosas, pero no insoportables.
Pero no me esperaba que fuera así de atípica.
En el momento que me desperté, noté algo extraño, algo raro, que no podía describir pero algo se sentía fuera de lugar.
A mi me despertó el ruido de una sirena lejana, lo cual es raro en realidad, porque viviendo en el centro terminás por acostumbrarte al bullicio...

La habitacion tenía un brillo amarillo y anaranjado tambien, de la luz que entraba por la persiana americana. Eso no me extraño mucho hasta que más tarde lo pensé un poco más.

Al asomarme a mi ventana, en un 5to piso, miré hacía abajo y vi gente corriendo, vi otra gente, quieta, incrédula, un par de autos chocados por ahi.

Y yo seguía sin darme cuenta de lo que pasaba..
hasta que en una de esas se me dió por mirar al oeste.. y estaba ahí

majestuoso, resplandeciente y naciente.

El Sol.

Había decidido salir un poco de la rutina, y amanecerse por el oeste.


La gente no tiene esa paciencia necesaria para comprender que cualquiera puede tener un mal día, y tratar de empezar de otro modo un día que no parece ser muy prometedor...

Claro, es fácil decír eso hoy, no, que ya llevamos 4 años con este nuevo ritmo de amaneceres... pero el pánico general es comprensible, y más comprensible me resulto a mi cuando me descubrí corriendo, por las escaleras, así como había salido de la cama, y encontrarme en medio de la calle, húmeda, mirándo impávido ese sol, qe había decidido salir de la rutina

No hay comentarios.:

Publicar un comentario