6.5.05

Capitulo 9

Cada diálogo con el viejo, parecía ablandarlo un poco más. Con esto no quiero decir que se ponía sentimental, ni nada. Pero desde que lo vi en el otro bar con todo lo hosco que lo trató a José, y que se yo.. con esas sentencias que tenía para mis ideas.. y ahora, no sé porque cada vez que menciona a esta mina, parece más humano.
Cada vez que dice algo de eso, se desmorona completamente una fracción de segundo, para volver a petrificarse al siguiente instante. Esos ojos grises que tiene, que parecen de plomo, tienen vida propia con las cosas que dice con la mirada...

-Lucho, usted me habla de esta mina.. pero que tiene? ok, me dijo que es linda, muy impactante, etc, etc... pero que quiere que le diga, Yo llevo casi 25 años viviendo acá en Rosario, y en primavera, caminando por la peatonal, siento que todas las minas son como la que usted me dice. Se empeñan en estar todos los días más linda, pero todas eh.. desde las pendejas de 15 hasta las veteranas de 50, todas buenas están.
-Vos no sabés nada pendejo! yo no hablo de que se "vea" linda... no entendés nada. Que yo te diga que la mina sea linda, va por otro lado. No entendés nada no? vos hace 25 años que vivís aca? te falta un buen pedazo... Yo llevo 75 acá, y vi muchas minas más que vos. Modas, inmigraciones, malarias, sequías y esplendores. Acá pasó todo. Acá mismo inclusive.. vos sabés que este bar tiene como 80 años, y era un puticlub de los mejorcitos de la 4ta.. antes que se tuvieran que mudar todos a pichincha, que época, mierda.. hacían fila los negros, los portuarios, todo.. "pichinchou"... jeje no sabían nada de este puto lugar.. pero de los quilombos se sabían todo... Pero no, vos no entendés, yo cuando digo que ella es linda, digo más que eso. Pero ella.. nada, ni la hora. Eso vos lo sabés bien, no? que no te den bola, no?
-eeh.. yo..
-joda pibe, joda.. ya sé que es así.. vos me vas a decir eso que pensás siempre, que de última mejor solo que mal acompañado..

Por supuesto que no pude hacer otra cosa que sonrojarme: era exacmente lo que pretendía decirle.

-No, pero en serio.. mi tema con esta mina es.. no te puedo decir que una obsesión.. porque no es tanto, pero me tiene fascinado. Es como nada que vos hayas visto aún, y eso te lo puedo jurar.

habiendo dicho esto, tomó un poquito más de café, y se tiró para atrás en la silla atravesandomé con esos ojos plomizos. Los sentí como dos balazos, no sé si se estaba burlando de mi más con su frase que con su mirada, y por sobre todas las cosas, no sé si estaba esperando una respuesta de mi. Otra vez, como muchas veces por una mañana, me sentí un tarado..

-Puede ser Lucho.. Yo alguna vez estuve re enamorado. Mal.. la veía por todos lados, parecía el pelotudo de Olivera en Rayuela.. la veía a ella en todos lados, aunque no fuera ella. Y más pelotudo, porque la veía a ella, aunque no fuera ella, y SABIENDO que no era ella. Ahí creo que fue cuando empecé a ir a la psicologa. Pobre mina llegó un punto que no sabía más que hacer conmigo. Pero que se yo, ya un poco que se me pasó, que casi que no pienso en ella...
-En Lucíana?

Acá estaba firmemente pensando en dejar toda mi compostura y girtarle en la cara al viejo, que era un viejo de mierda, quien carajo era, y como sabía?... me sentí muy pelotudo también de pensar que ella lo hubiera mandado.. obviamente no me la había podido sacar de la cabeza por mucho que yo lo creyera.. entonces le dije, con mi mejor calma.
-Y como lo sabe? como sabe su nombre?
-Porque sé leer pibe.. no te das cuenta que escribiste 5 veces el nombre de ella en la servilleta esa?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario