13.9.05

un nuevo capítulo 1

Gritos desgarradores.
es lo único que puede escucharse en ese salón.

Los enfermeros entran y salen, empapados de sangre, salpicados y horrorizados.

Hacían lo que podían, pero la guardia del centenario estaba al borde del colapso.


Los cuerpos, mutilados, desfigurados seguían llegando y estaban empezando a derivar porque ya no daban más.
al cabo de unas horas, el clemente álvarez también estaba colapsado. Nunca en la historia de Rosario se había visto algo así.

Si es que acaso La Capital pudiera publicar la edición del día siguiente diría

"¡Invasión!"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario