20.12.05

Asombro

No serían más de las 5 de la tarde, en mi trabajo, cuando escuché un incesante píar, que me parecía raro. Como de costumbre, no le presté demasiada atención, y opté por seguir con mi trabajo, hasta que ví una nena, pasando por la ventana, que le señalaba algo al suelo a la mamá.
En estos casos (digo, los casos en que sos un nene ves algo re copado realmente en el suelo al alcance de tu mano) la madre siempre le pega un tirón luxante al brazo del nene/a, y se lo aleja.
Habidas cuentas del hecho de que mi vieja no estaba ahí para andar tironeandomé (y seamos sinceros, tampoco podría, eso quedó un par de años atrás), fui a ver que era, y me encontré con un pichón desplumado y horrible de gorrión, que parecía tener la cara hinchada.
Me quedé, como suele suceder, absorto mirándolo por un buen rato, bastante intrigado. Lo miraba y me daba mucha pena imaginarme que en la noche, seguro los gatos se lo iban a morfar, y a decir verdad, a menos que las palmeras donde está el nido de este bichito, tengan ascensores, no veo las muchas chances de volver a subir que tuviera este pequeñito/a.
Me conseguí una linda cajita de cartón, de modestas dimensiones, algún trapo sin tinta ni thinner, y metí al bichito ahí, mientras esperaba instrucciones de que hacer (me tomé la precaución de contactarme indirectamente con un veterinario).
luego llegó la hora de traerlo a mi casa (no sobreviviría una noche a la intemperie!), conseguí un pequeño receptáculo plástico para introducirlo. Cierro el taller, espero el colectivo cuando noté un detalle: la cara hinchada, no era un golpe, si no que una linda (y muy movediza, agrego) larva de mosca! un asco total! así es que el pobre bichito, no solo sufriría de ese horrible desarraigo de estar lejos de casa, si no que también de la molestia que eso significa!.
volví al taller donde tengo las herramientas más apropiadas a estos menesteres (aviso, laburo en una imprenta, y parecerá raro, pero tenían un par de cosas que necesitaba: buena luz, y muchas hojas nuevas de trinchetas, casi casi como un bisturí).
Entré nuevamente, saqué al bicho de su jaulita plástica, y pensé: como mierda hago para sacarle esta cosa que tiene AL LADO DEL OJO sin hacerle mal?
bueno, miré bien, y me di cuenta, que esta larva, por algún lugar entro, o como sea, había un lugarcito por donde podía verle los ojos (si, son repugnantes, y encima, tienen ojos), así que hice algo que supe podría dolerle, (al pajarín, no a la larva) pero que seguro sería más beneficioso en caso de que sobreviviera!, hice una pequeñísima incisión donde podía ver los ojos de esa cosa amorfa (la larva, sin relación con mi cuñada), y comencé a empujarlo desde afuera, con una paletita metálica. cuestión qe esta larva enorme y horrible, salió en su totalidad, y se movía de un modo asqueroso, y opté por darle la muerte más humanitaria que se me ocurrio: la rocié con solvente, para que se queme a muerte, pero sin encenderla.

En ese momento, me dí cuenta de un par de cosas: ayudar al prójimo es algo hermoso; jamás sería veterinario, si le pasaba algo a ese pajarito ,me suicido.

Como sea, llegué a mi casa, y a cada persona que le comenté esto, me miró con cierta expresión extrañada, nadie espera semejante acto de compasión por mi parte. Yo internamente, si me lo esperaba, no voy a negarlo; pero me agarró en offside.

cuestión que llegué y descubrí que tenía por lo menos 3 de esas cosas más, y se las tuve que ir sacando esas cosas (ahora con menos repulción, pero con más destreza y hasta gusto)

Ya intenté alimentarlo un par de veces, cosa que no es fácil (consideren que mis deditos son más grandes qeu el bicho entero, sabés lo que es abrirle el piquito



más adelante les diré que otras cosas pasaron, pero no me hago muuuuchas ilusiones en realidad. El bicho en lo que a mi respecta, estaba muerto, todo lo que lo haga sobrevivir, es un logro!

Pensaba abrir un concurso de como bautizar al pajarito, pero medio que ya lo tengo cocinado al asunto, y se va a llamar Darwin (o Darwina, si es nena, no estoy seguro ahora)


PD: si quieren saber por que, es porque darwin estudió evolución adaptativa con los pinzones de galápagos, que son una especie de gorríon que vive allá, y tienen distintos picos para sus distintas necesidades o adaptaciones.
En tu cara coyote cósmico

2 comentarios:

  1. Mi dios pobrecito Darwin, la verdad que hiciste una obra de bien por más que haya sido a un pobre pajarito. Es una vida al fin y al cabo.
    Tu relato fue conmovedor.

    Pero conta que paśó, sigue vivo?

    ResponderEliminar
  2. yo tengo una de esas en el corazon.. vos decis que si me lo abro y la saco de los ojos se me cura?


    espero que sobreviva..
    el mio no vivio mas de un dia. no lo abandones!!

    ResponderEliminar