30.1.06

Paso por ahí - Cap. 3

Al tiempo que Norma toma asiento con Lucho, otra figura aparece en el Viejo Victoria. Su enorme y castaña melena, apenas y si contenida por un broche, brilla resplandeciendo con el Astro Rey. Un cuerpo estilizado, muy oculto y muy sugerido en esa larga falda blanca, que hace juego con una musculosa al tono. Sin aros, sin anillos y sin collares, el único adorno que necesita, son unos labios preciosos, que de tan rojos, contrastan con la palidez de su piel y el verdor de sus ojos.
Algunos rulos rebeldes se escapan del broche, y se mecen a los lados de la cabeza.

Su entrada es sutil y llena de elegancia. Solo se detiene un momento para buscar una mesa vacía. Al lado de la ventana de Oroño hay una donde hay un lindo resplandor del sol, que seguro hace juego con los brillos de su pelo.

Ni bien termina de sentarse, esparce una enorme serie de apuntes sobre la mesa, a la espera de la moza, a quien pedirá un cortado, un cenicero, y que llame al caballero, de negro, que habla con la señora en aquella mesa, de la otra punta...

4 comentarios: