17.4.06

curiosidades

La gente es siempre distinta entre si. Se comortan distinto, se mueven distinto, hablan distinto, saben distinto y huelen distinto. Todos sin distinción, somos únicos e irrepetibles, porque no basta con una cadena de ADN para hacernos personas. Por más que eso sea idéntico, por más que alguien me clonara hasta el último detalle, todo podría ser distinto.


Eso solo es a la luz del día.


A la noche, ya todos sabemos, los gatos son todos pardos. Las formas se mezclan, las caras se parecen, los movimientos se emparejan, y los olores se pierden.


Es entonces ahí qu empieza a jugar otro factor importantísimo en el reconocimiento de gente a cierta distancia: las ganas de que esa persona ahí, sea la persona que vemos.


será por eso que ví a tanta gente que sé que no puedo ver, al menos no donde los ví? Sería por eso que vi tantas Magas ya ni siquiera en caras de Talitas?

que interesante, No-Magas en caras de No-Talitas.




pero uno nunca sabe, capaz que no eran Magas en caras de Talitas, tal vez eran Magas, y como todos los gatos son pardos, uno no reconoce el gato azul que tanto anda buscando...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario