18.5.08

here, there and everywhere

La fea sensación del desarraigo.

Esa sensación de estar acá y no estar, querer estar allá, y al estar no estar. Es decir, estar en todos lados, y en ninguno.

Hace años, cuando vine acá tuve esa horrenda sensación. Mirar el río y saber que no era MI mar. Estar al lado del mar, y saber que ya no me pertenecía.

Extrañar gente que quería mucho, y al verlos, ver que no era recíproco.

Descepciones. Y eso con que se cura?

Nada, solo el tiempo hace que te crezcan las raíces donde estés. Y no es tan malo, el tiempo, todo lo cura, aunque, como buena arma de doble filo, también todo lo tiñe del hermoso color de la nostalgia.

Tal vez, por eso, hay que dejar que pase el tiempo, pero tatuarse en el brazo los motivos que te hicieron marcharte.


Creo que gracias a eso no he vuelto a caer en el sentimentalismo del sur. Me fui porque es una ciudad chica, sin ambiciones, hipócrita, altanera, presuntuosa, discriminadora. Al que le guste eso, o no le importe, que siga allá.

También era el sur, mis hermanos, mi club, el mar y todo eso.

Pero antes que nada, era todo lo primero.

Con eso en mente, y con mucho esfuerzo, hice de este lugar, mi lugar.

y no sé si es que tuve una revelación, o me fanaticé, pero hoy por hoy no hay nada, no encuentro motivo alguno para irme de esta ciudad tan bonita.


Pero bueno, fueron 7 años de duro trabajo. Fijensé lo difícil y duro que fue, que hasta sé de memoria el día que pisé Rosario para no volverme más.

Pero acá estoy, y no pienso irme.. salvo, claro, que europa me tiente :).


musicalizando, Los Beatles.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario