25.10.08

Cuando los Beatles se equivocan.

Hice lo que pude.

No quería escribir este post, si no que hablarlo, pero la tecnología, y mi partícular falta de paciencia hoy hicieron que no me ponga a insistir. Pensé en podcastearlo, pero bueno, seguimos con lo tradicional.


Lose Beatles, en una de las canciones que considero un emblema, un lema, y un manifiesto, dicen que todo lo que se necesita es amor.

Pero no se equivocaron tanto.

Yo creo que el amor es indispensable, pero no en el sentido que es todo lo que se necesita, o lo único que se necesita.

Pero si en el sentido de que es de lo único de lo que no te podés desprender.





Será que desde hace unos días me vienen pasando cosas que se pueden considerar malas, y no pienso juzgar a quienes así lo crean.

en dos meses, choqué mi queridísimo citro, se me rompió el motor del reemplazante del citro, y anoche, le robaron la cartera a mi novia.

Cosas bastante feas en cuanto a la coyuntura en la que estoy, por lo menos en términos económicos.

Pero...


pero sucede que esas cosas no hicieron más que sentirme reconfortado de alguna extraña manera.

La gente se prueba a si misma en situaciones extremas. Es ahí donde vez de que está hecha la persona, es donde ves su punto de quiebre, o donde podés ver, mejor que nunca el nivel de sus conficciones.


Me cansé de discutir con comunistas que no tenían ni un empacho en gastar fortunas en ropa porque era de marca, o comunistas que pensaban que un sistema de winner takes all era lo más justo.

Vi en sus supuestas convicciones, grietas tan grandes como para guardar una ciudad del tamaño de buenos aires, por decir algo.

No hzo falta ponerlos al límite para ver que sus convicciones eran de papel, o peor aún: de sonido.

Las decían, las hablaban, las pregonaban, trataban de imponerlas... pero el pez por la boca muere, y las palabras se las lleva el viento.

Víctimas de si mismos caían en contradicciones.


Y ante esas situaciones en vez de sentirme orgulloso de mis ideas, me sentí un poco temeroso: y si finalmente no fuera tan distinto lo mío a lo de ellos? y si finalmente, todo lo que pregono quedara en un segundo plano cuando me viera en la situación de ser coherente entre acción y pensamiento?


Nadie busca ponerse al filo para comprobar esas cosas, porque aparte, serían una pose, sería una especie de maqueta, de postura ficticia, porque es como pescar en una pecera, es algo que es algo, pero a su vez, por su origen, no es genuino.


Lunes 8 de septiembre de 2008, 7.55 AM:


EEEEEEEEEEEeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeek Pum!

(no tengo imágenes, ilustrensé por sonidos onomatopéyicos).

Llego a una esquina, y otro auto que no creía que tenía que darme la prioridad que la ley me da, tal vez por la apariencia de mi auto, viene a demostrar varios fenómenos físicos, tales como la inercia, descomposición de vectores de fuerza y la impenetrabilidad de la materia, es decir, los objetos tienden a mantener el estado original en el que se encuentran (reposo o movimiento), la suma de dos fuerzas dan como resultado una tercera que es una suma media matemática y geométrica de flechitas, y que dos objetos no pueden encontrarse en el mismo lugar al mismo tiempo, ya que la materia ocupa un lugar.

Todo eso que les digo, no duró más que uno o dos segundos. venía andando, y a los dos segundos me encuentro con que mi auto está destruído por el impácto, girado violentamente hacia un lado. (hasta ahí, las dos primeras).

Y me encuentro con que mi novia, siguió moviendosé como venía, pero con el impácto no le quedó otra que frenar su rodilla con la guantera del itro, con el resultado de 10 puntos de sutura en la misma. (por mi parte quedé colgando casi fuera del citro, sosteniendomé del volante para no caer efectivamente, otra vez la inercia, si bien el citro giró 9 grados, yo salí casi despedido hacia adelante en la misma dirección en la que venía. el giro fue más rápido que la velocidad que traía, ergo, salgo hacia adelante, pero por la puerta. se entiende?)

física y cinematográficamente, creo que la visión de ese suceso, debe haber sido perfecta, pero como la viví de adentro, no pude aplaudir al genial director que orquestó esa escena.

Y que pensé en ese momento?

opciones
a) "mi auto!"
b) "que cagazo!"
c) "como estás como estás? decíme que estás bien!" (diálogo dirigido a mi novia).

Si, cualquiera de las tres son válidas, pero solo una es la que ocurrió.


******** interludio**********

Mi hippismo siempre fue más que vestirme como un linyera. fue pregonar que lo más importante es el amor. En cualquiera de sus manifestaciones. Sentir el dolor ajeno en la propia mejilla, eso es ser revolucionario, y no, por ejemplo, tomar la facultad de ingeniería por vaya uno a saber que cosa. Es sufrir a la par que sufre otro, y disfrutar a la par de otro. Pero eso hay que trabajarlo, para sentirlo hace falta descubrirlo.

*****************************

Lo único en el mundo en lo que pude pensar apenas pasado esos dos segundos fue saber como estaba ella.

Les juro que no me importaba más nada que eso, sentí que no había más nada en el mundo.



Encontré mi límite: ante la destrucción de mi objeto más preciado, no pude otra cosa que preocuparme por el ser que amo.

No tenía lugar ni en la cabeza ni en el pecho para otra cosa.

minutos después del choque, correr al sanatorio para verla, con mi cara desorbitada (dicho por testigos) mi intención de tirar abajo una puerta si no me dejaban verla, y sentir que me devolvieron el alma raptada cuando pude abrazarla y sentir que lo único que había pasado ("único" bueh.. como si fuera poco) era un feo tajo en la rodilla.

Eso es amor, querido. Amor.

Amor ese ese sentimiento para el que toda la cultura humana a escrito durante los últimos 10.000 años, y todavía, juntando cada palabra escrita al respecto, se acerca un poquito a esa sensación.

La sensación de poder fluir en otra persona

la sensación de sentir a la otra persona, más allá de su cuerpo

la sensación de falta cuando esa persona no está cerca.

NO me alcanzan las palabras para describir el miedo que siento a veces de que una noche llegue, y cuando me acuesto, no sentir ese calorcito de no más de 37 grados, que sin hacer nada me da toda la paz, satisfacción y felicidad que una persona pueda sentir.

No existe nada en el mundo por lo cual yo cambiaría esa sensación. Eso nunca lo voy a poder negociar.

Ese soy yo en el límite. Sacame lo que quieras, el auto, las tarjetas, la plata, mis cosas, pero no me saqués la posibilidad de sentir amor.

Amor puro y único.

El amor que siento por mis gatos, el amor que siento por mis hermanos, por mis viejos, por mis primos, por mis sobrinos, y porsupuesto, por ella.

Sacáme el habla, la razón, el gusto, el tacto, el pelo, todo, todo, pero eso no.





Anoche, cuando ella me avisa que le habían robado el bolso (con una cámara digital sin pagar, con tarjetas de crédito y documentos y ante su ausencia, su conocido engorro de renovar), no pude pensar en nada de eso.

Solo una cosa me asaltó, que no fue ni más ni menos que el miedo a que esa noche podría haber sido la noche en que esos hermosos 37º no iban a estar.

Desesperación, miedo, pavor, y finalmente, malentendido.

Afortunadamente, entendí mal, y solo fue un robo en un boliche, un hurto, no un asalto.

Pero no quieran saber, o mejor si, sepanló, el enorme placer que me dió tan poco, como fue poder abrazarla y saber que todavía estaba conmigo.


Ese placer, esa satisfacción, paz, calma, goce... todo eso nunca me lo dió ningún objeto material.

y que no les quepa duda, nunca me lo va a poder dar.


Los días van a pasar, y voy a poder andar tranquilo sabiendo que cuando conocí mi límite, no me demostré hipócrita, porque a mis palabras no se las pudo llevar el viento.

Las cosas son cosas, y no podrían importarme menos.

Se me fundió el motor? se arregla.

me destrozaron mi auto? se arregla o se cambia.

le robaron la cámara de fotos?

cual es el problema. prefiero tener recuerdos aunque no tenga como atesorarlos gráficamente, antes que no tener a quien atesorar para que mi alma pueda estar tranquila.

Estos dos meses con contratiempo, trajeron muy buenas oportunidades de demostrar, y demostrarme, de que estoy hecho.

No estoy hecho de palabrerío.

Perdí cosas materiales que claro que me dolieron muchísimo.

Pero mi vida sigue sin cámara, sin auto, sin el otro auto, sin mis botines de fútbol que pagué una cuota, y me los robaron.

Esa es la prueba chiquitos, esa es la cuestión, la vida sigue sin cosas.

La humanidad vivió siglos y siglos sin cosas, no las necesito. Las disfruto, las aprovecho. Pero son COSAS, y las cosas, como tales no me van a regir la vida. No me desespero por cosas que no necesito, no necesito perfumes para darme una belleza que no tengo, no necesito una cámara para ser un flogger, no necesito un auto (por más hermoso, convertible y motor de 2 cilíndros que sea), para ser nadie.

Nací siendo tan solo un humano, y eso nunca va a cambiar, cuando muera, el día que muera, moriré siendo tan solo un humano, y así es mi ciclo de vida, que me es tan común a mi como a todos, uno es solo lo que es, y tan solo tendría que vivir una vida pensando en las sensaciones y sentimientos que pueda tener.

un millonario no quiere más a su hijo que un tipo de una villa.

A la hora de morir tanto uno como otro van a sentirse en paz, no con sus cosas, si no que con quienes te rodean.

Me estalla el pecho de solo pensarlo!

No puedo creer que sienta que tengo que escribir esto, porque crea que hay gente a la que le haga falta leerlo, no puedo creer que haya gente que no pueda pensar y sentir así!

dense cuenta, no hay nada más que el amor, aunque no sea lo único que haga falta. La vida es amor y nada más, amor por tu gente, amor por tu profesión, amor amor amor amor, nada más.

Lo único que importa es que hacés con tu vida, no con tus cosas, porque (y acá si tenían razón los beatles): al final el amor que obtenés, es igual al amor que prodigás. Y eso es lo único que te hace realmente rico y pleno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario