5.12.08

resentimiento, tal vez.

el hecho de que sean más de las 12 de la noche, y yo esté en el living, con mosquitos certeros zumbandomé, con frío -no tanto- con la compañía de maga y de meque que no son todo lo nocturnos que deberían, en vez de estar cómodo y tibiecito en nuestra cama, con Xime, se debe a cosas que realmente me molestan.




Parece ser que me gustan los problemas, no existe otra explicación (calamaro dixit).


Me las busco.

La gran mayoría de mis contemporáneos generacionales, en este momento están en sus casas. No casas propias, casas de su familia.

O tal vez, en casas propias, mantenidas por la familia.

Yn o puedo negar, en este moment obajón, la envidia y bronca que tengo de que las cosas no sean distintas.


NO puedo dormir, porque no tengo un mango, y ya se me vence la luz, el gas, el teléfono y ni que decir del alquiler.

No los voy a aburrir con cuentas, porque además, no vienen al caso. si todo sumara un peso, yo no lo tengo, poco o mucho, no puedo pagarlo en este momento.

Y me da odio, o mejor dicho, me doy odio, de no haber podido elegir la opción más cómoda.

La de seguir en lo de mis viejos, sin tener que preocuparme más que en mis comodidades. En gastar mis ingresos absolutamente en mi y en mis caprichos.

Ya sea una compu más rápida, una cámara de fotos que sea tan grosa que me haga ver lindo, un monitor que haga que tenga que tumbar una pared para meterlo en mi pieza, más tatuajes, más libros que no pueda leer, mejoras para el auto, un celular multicolor, un colchón o un sommier re cómodo para mi solo, una play 3, una xbox y una wii, como para ir alternando, salidas interminables con mis amigos en boliches donde pago rondas indiscriminadamente, o viajes sin sentido, de simplemente levantarme una mañana y pensar "me voy a córdoba" y me voy a córdoba.


Todo eso, me encantaría tenerlo.


Pero no lo tengo, porque, como siempre, elegí que las cosas me cuesten más. Como un salmón, nadé contra la corriente.

Cuando todos los que conozco, buscan estirar la adolescencia en lo más posible, con sus frivolidades, superficialidades, y comodidades, además de jugar a que son adultos, porque tienen trabajo, o lo que sea, yo le apunté para el otro lado, con mi valija más cargada de coraje que de realidades o posibilidades, como siempre, y dandolé hasta desfallecer.

Mudarme solo fue una de las cosas que más feliz me ha hecho. pero curiosamente, en la medida que seguía avanzando este camino, vi como me alejaba de mucha gente cercana. no físicamente, y ni siquiera afectivamente, pero si conceptualmente.

Decidí arrancar, poniendomé todas las piedras en el camino que me fueran posible.

Pude haber esperado, armar mi estudio, ver que onda, prosperar, y cuando ya estuviera más cómodo, pirar.

Pero no. Piré, en otro sentido, y me fui con los bolsillos agujereados, creyendo que ese iba a ser un mejor incentivo. Pensé: estoy con lo justo. si quiero algo más, aunque sea una coca retornable, lo mejor que me puede pasar es romperme el culo laburando como animal, por mi cuenta, y cada centavo extra, será un lujo que me de.

Es muy romántico, no? es cosa de un idealista, porque al fin y al cabo eso soy, un idealista.

Pero no es este un mundo o un tiempo para idealistas.

Es para pragmáticos, es para gente con los pies sobre la tierra, o con la mente a la altura del cerebro, no allá, lejos, por las nubes como suele estar la mía.

Y hoy, que no puedo dormir, me duele mi realidad, de no querer dar el brazo a torcer, de saber que si capeo esta tormenta, las aguas naturalmente se van a calmar en algún momento, y que con la experiencia rejuntada, o esquivo las tormentas que vengan, o por lo menos sabré cabalmente como hacerles frente.

Cuesta mucho esfuerzo uno seguir siendo uno cuando la realidad le demuestra lo equivocado que está.

O no sé si equivocado, ya ni en lo que pienso puedo creer.

estoy fuera de tiempo? no tengo madera para las cosas que quiero hacer? la capacidad no está a la par de mis ambiciones? (que quienes me conocen saben lo modestísimas que son).

No pido tanto. Pido, esta noche, por ejemplo, poder dormir, bien y tranquilo, con lo que más feliz me ha hecho en mi vida, que es mi novia viviendo conmigo.

Porque esa es otra cosa. La gente estira los tiempos y le huye al compromiso, y a mi se me viene a dar, de que en un giro asombroso del destino, me encuentro con alguien que también decide nadar contra la corriente, y dejando de lado todas sus fantasías de ocio, y hedonismo, se suma a este barco golpeado, para remar conmigo contra esa corriente que nos sacude para todos lados.

Es un horror, a veces pienso, que ella tenga que pasar por estas situaciones. Está bien que nadie se lo pidió, pero también es cierto que no se merece estar en este momento de mierda. Digo, por el amor que le tengo, siento que no debería decirle que siga acompañandomé si las cosas están tan feas.

Pero a su vez siento que si no fuera por ella, por mi deseo de ya no yo estar bien, si no que los dos estemos bien, tengo que seguir adelante, y ponerle todavía más coraje al asunto.

Y ella ahora está sola, en la cama, y dormida, sin tener idea de por que me vine acá, con lo feo que está, y encima sin cigarrillos (aunque esto último la debería alegrar), en vez de estar con ella.

Y pasa, son cosas que pasan, yo tampoco entiendo mucho, pero no puedo dejar de venir a escribir este confusísimo post.

no puedo dejar de sentirme tan bien como mal por haber elegido el camino con más piedras, y que si no alcanzaba con las que tenía, agregarle un par más.

Me hace sentir mal sentir rencor, envidia, o resentimiento, tal vez, por todos los seres queridos que tengo, que en este momento no están pensando en este tipo de cosas.

Sé que algunos están seriamente preocupados por como hacer para irse de vacaciones, por ejemplo, y sé que tal vez su preocupación sea tan genuina como la mía, pero me da tanta bronca la envidia que tengo de no poder si quiera tomarme 3 minutos para pensar en esas pelotudeces, porque realmente tengo cosas mucho más urgentes, mundanas y muuuuuuy poco placenteras en las que pensar.

y después, el otro bajón, de saber que hay gente que es cercana a mi, que realmente la está pasando mucho peor, y entonces, sentirme un miserable, de no darme cuenta de que problemas son esos, y no los míos, y que ellos no dudarían ni un segundo en elegir mis preocupaciones pelutodas antes que sus realidades intragables.



No hay caso, los jueves a la medianoche son un desastre.

No debería generalizar, porque no tengo otro recuerdo de otro jueves, por la medianoche, tan de mierda como hoy.

viernes, perdón.

con razón, los viernes si suelen ser de mierda, aunque no recuerde ni uno solo que pueda ejemplificarlo.

ok, hoy, viernes 5 de diciembre, se siente bien como un día de re mierda, como una noche que no me deja dormir, con un alquiler que me zumba en la cabeza, con un teléfono que no para de sonar para decirme que no va a sonar más si no lo pago, y con una luz, que por ahora, mantiene esta pc encendida, y con un gas, que espero que no me corten, porque si hay algo que disfruto es de una ducha caliente....

1 comentario:

  1. Llorón, espero que no te hayan cortado el servicio de internet.

    FELIZ CUMPLEAÑOS!

    ResponderEliminar