31.8.10

Decisiones Fáciles

Por que no elegir una fantasía antes que una realidad?

la realidad es monótona, siempre es real, siempre es mediocre. Creo que hay que empujar las cosas al lado de al fantasía, porque finalmente, no interesa tanto el hecho de haber tocado ese punto fantástico, si no que haberse estirado al menos hasta romperse el cuello por el esfuerzo.
si con eso te despegás 1 milimetro del suelo.. que se yo, me parece más valioso.

Que se yo, si no se aspira a crecer, uno se estanca, que tal vez en si no sea malo, pero el punto es que si no se crece, corre uno el riesgo de que quede pequeño en perspectiva, por ver como todos crecen, en el mejor de los casos, o de definitivamente consumirse en el caso más común.

Fantasía, realidad... no sé si necesariamente lo veo como la dicotomía que todo el mundo plantea, si no como un punto A y un punto B, para los cuales  me siento en la forzosa y gozosa obligación de trazar la recta que los una, estén estos a milímetros de distancia, o a 2000 km.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario